El control de la temperatura y la humedad en el hogar y la ayuda de los techos registrables

Elena

Una de las formas de mejorar el hogar es el control de la temperatura y la humedad. El mantener el frío o calor dentro de las estancias de la casa no sólo mejora el confort y sensación de las personas que viven en ella, si no que también supone un ahorro económico para sus bolsillos. Pero hay otro valor muy importante para mejorar la calidad de vida en el hogar, y este es el vapor de agua en el aire. Si logramos controlar la humedad en el interior de la casa podremos mejorar la sensación de bienestar.

¿Como nos afecta no controlar la temperatura y humedad dentro del hogar?

Debido a la humedad, podemos notar:

  • Un calor más intenso en verano.
  • Mayor sensación de frío en invierno.
  • Sudoración habitual.
  • Dificultad de refrigerar la casa.
  • Deterioro del mobiliario y suelos.
  • Complicaciones respiratorias.

También, el no controlar la temperatura nos afecta en:

  • Gasto económico elevado.
  • Consumo excesivo de los aparatos de climatización:
    • aumento de las alergias.
    • resfriados y gripes.
    • dificultades para conciliar el sueño.
    • dolores de cabeza.
  • Derroche energético.

Para poder tener un control sobre la temperatura y humedad y su gestión, debemos conocer los valores recomendados:

  • En invierno, la humedad debe comprender entre un 40% y un 50%. Por lo que la temperatura sería de 22ºC.
  • En verano, la humedad debería estar entre un 45% o 60%, con la temperatura aproximada de unos 24ºC.

¿Cómo controlar estos valores?

A la hora de controlar estos valores es muy importante contar con elementos de calidad en la casa. Aislamientos, techos registrables o especializados, buena ventilación, deshumificadores… Sobretodo en las zonas en las que haya mayores agentes externos como en los baños y cocinas. En este sentido, podemos recomendar el uso de nuestros techos de vinilo o de viruta de madera. En el caso del primero, al presentar una lámina de aluminio en su cara posterior, esta actúa como barrera que evita la aparición de condensaciones que pudieran afectar a la placa y a la estancia. En el caso de la viruta de madera, esta tiene un buen comportamiento en ambientes húmedos.

Techo de vinilo

Viruta de madera

 

 

 

 

 

 

 

El uso de productos especializados pueden solventar el problema con estos dos valores, pero toda acción es buena para combatirlos:

  • Ventilar la casa a menudo.
  • Instalar buenos sistemas de ventilación.
  • Evitar almacenar cosas húmedas en el interior de la estancia (ropa recién lavada, toallas de baño…)
  • Tener una instalación de techos óptima, ya que este producto distribuido por todas las estancias ayudan a conseguir un bienestar en el hogar elevado. Mayor acústica, control de la temperatura, control de la humedad, posibilidad de acceder al cableado e instalaciones de una manera sencilla… Un buen estudio y análisis en la estancia para llevar a cabo la instalación de estos techos registrables marcará la diferencia en la calidad de vida de nuestra casa.

El control de la temperatura y humedad marcará un antes y un después en la sensación de bienestar y confort en el hogar. No podemos dejar de controlar estos factores, ya que sus valores extremos tienen consecuencias muy perjudiciales en las personas.

Más información en marketing@thu.es